ÁFRICA

MARRUECOS

Tan cercano y tan desconocido...

Nuestro país vecino brinda el exotismo de una tierra todavía desconocida para muchos viajeros. Entre medinas, zocos, palmeras, desiertos y playas del océano atlántico podrás explorar la diversidad del país y sus habitantes.

La orografía del país presenta grandes contrastes aunando en un mismo territorio: espectaculares montañas, playas vírgenes, desiertos y oasis. En cuanto al clima Marruecos presenta en la costa temperaturas templadas durante todo el año, y en el centro el clima es continental.Para maravillarnos de este país no podemos olvidarnos de disfrutar de las puestas de sol en el desierto de Merzouga. Sus dunas te cautivarán por los colores anaranjados de su arena así como por su impresionante inmensidad.

Las medinas – partes más antiguas de las ciudades árabes - son el alma y el centro de la vida pública y privada. Se estructuran de una manera jerarquizada dentro del recinto marcado por las murallas, conectadas entre sí por grandes avenidas. El centro de la medina lo marca la Mezquita, el edificio público más destacado junto con la medersa (centro de enseñanza religiosa). En los zocos nos encontramos con la artesanía y la gastronomía. Destacan el “cuscús” y el “tajín”, plato nacional.

De Marruecos también hay que destacar las “Ciudades Imperiales”. Marrakech; ciudad mítica y fascinante considerada la capital del sur, en la que destaca la Mezquita de Koutoubia, junto a la plaza Jamaa El Fna.

Marruecos hará despertar todos tus sentidos a través del olor de sus mercados y sabores de la cocina típica marroquí.

No te puedes perder: Marrakech, Tifoultoute, Zagora, Merzouga, Gargantas del Todra.