ISLAS BALEARES

MENORCA

Un rincón de calma en el mediterráneo

La autenticidad y tranquilidad de las Islas Baleares pintan los paisajes de esta pequeña isla del Mediterráneo. Menorca ofrece paisajes más vírgenes que alguna de sus islas hermanas, en las que las calas son las protagonistas.

Con más de 110 días de sol al año Menorca es un auténtico paraíso natural que ofrece a los visitantes una importante oferta cultural, histórica y de ocio. Esta isla balear es considerada Reserva de la Biosfera por la Unesco, con especies de animales y plantas exclusivos en ella. Mahón, la capital, es rica en patrimonio histórico con monumentos como la fortaleza de la Mola o el bastión de Sant Roc.

Las mágicas puestas de sol y sus aguas cristalinas hacen a este destino perfecto para los amantes de auténticos paraísos naturales. La distribución de las islas y calas se dividen en dos zonas principales; la zona norte y sur. En la primera, al norte, encontramos playas más vírgenes y con la peculiaridad de que su arena es rojiza. Mientras que en la zona sur la vegetación tiene más presencia, y sus playas son de arena dorada.

Menorca sin duda traerá al todo que la visita, paz, armonía, tranquilidad y contacto con la naturaleza.

No te puedes perder: Mahón, Fornells; un encantador pueblo de pescadores, Ciudadela, Binibeca.

Existe una tasa turística de pago obligatorio, que debe abonar el viajero directamente en el establecimiento. Los importes por persona y noche varían según la categoría del establecimiento turístico y oscilan entre 1 € y 3 €. Hay casos en los que la tasa turística está exenta (personas menores de 16 años). Estos importes pueden sufrir modificaciones sin previo aviso por parte de las autoridades.